La residencia Francesc Layret,  lista para reanudar su actividad

09/08/2016

La reforma integral ha mejorado su accesibilidad, seguridad y eficiencia energética. El equipamiento ha ganado tres plazas más para personas con dependencia y personas mayores con condiciones sociales que les impiden llevar una vida autónoma. Este septiembre volverán los 63 residentes que tuvieron que instalarse en la residencia El Molí durante las obras y que ahora dejarán las plazas disponibles.

La Residencia Asistida para Personas Mayores Francesc Layret, de gestión municipal, volverá a estar en funcionamiento en septiembre tras las obras de rehabilitación integral. La reforma del equipamiento, que ocupa la Casa de la Lactancia, ha permitido mejorar la accesibilidad, la seguridad y la eficiencia energética.

Durante los trabajos, la residencia ha ganado dos plantas y tres plazas nuevaspara personas con dependencia o con condiciones sociales de vulnerabilidad. Las 63 personas usuarias, que durante las obras se tuvieron que trasladar, volverán en septiembre y dejarán disponibles las plazas que ahora ocupan en la residencia El Molí, en Nou Barris.

En una visita al equipamiento, la teniente de alcaldía de Derechos Sociales, Laia Ortiz, ha asegurado: “Las obras forman parte de una estrategia municipal que pretende invertir en estos equipamientos para dignificarlos y adaptarlos a la demanda social.” En este sentido, Ortiz ha destacado: “Reclamamos a la Generalitat de Catalunya que cumpla con el convenio previsto de equipamientos, que termina este año y que no ha cumplido ni la mitad de las residencias que estaban previstas.” “Barcelona arrastra un déficit de inversión muy importante por parte del Gobierno, y es el territorio catalán más castigado y con una cobertura de plazas más baja para una demografía cada vez más envejecida”, ha explicado.

Un edificio de gran valor patrimonial

La residencia Francesc Layret, en la gran via de les Corts Catalanes, 475-477, ocupa un edificio modernista conocido como la Casa de la Lactancia, porque fue originalmente una maternidad construida en 1913 gracias al mecenazgo social. La reforma del edificio ha preservado el valor patrimonial y arquitectónico del patio central: se ha reparado la claraboya, se ha eliminado la cornisa que partía en dos las vidrieras de 1913 y se han restituido las vidrieras.

 

 

 
 
 

 

 

IMAGENES DE JUNIO DE 2016, QUE GANAS DE VOLVER, YA FALTA MENOS!